Buscar
 
 
 

Noticias de EEC ALUMNI

Análisis Transaccional y Coaching

¿Cómo influyen los guiones y los juegos en nuestras creencias limitantes?

27/11/2014

Mavi Catalá ofreció en EEC Alumni un participativo taller en el que tuvimos la oportunidad de revisar nuestras creencias limitantes desde la óptica del Análisis Transaccional. No es la primera vez que en Alumni tratamos el A.T., en esta ocasión profundizamos en los conceptos de guión y juegos y en su relación con las creencias nucleares, practicando algunas técnicas efectivas para nuestras sesiones de coaching.  En palabras de Eric Berne, fundador del A.T. “Todos nacemos príncipes o princesas y son nuestras decisiones, cuando son limitadoras, las que nos convierten en ranas”. Con esta cita de Berne, Mavi quiso remarcar que en nuestra mano está tomar decisiones potenciadoras.
 
En primer lugar, la ponente nos clarificó algunos conceptos básicos para entender el A.T. Según Berne, la mayoría de las acciones están motivadas por una serie de principios inconscientes, algo que nos recuerda a cuando en coaching decimos: “somos ciegos en la acción”. Como niños, y en base a nuestras figuras de autoridad, tomamos una serie de decisiones sobre qué hechos seleccionamos para construir nuestra propia interpretación de la realidad.  Dicho de otra manera, lo que en A.T. se llama guión de vida o marco de referencia no es más que el conjunto de ideas, creencias y principios nucleares y “heredados” a través del cual el coachee percibe la realidad. Estas creencias limitantes del coachee se proyectan sobre lo que ocurre, descontando sus posibilidades de acción. Los “impulsores”, otro concepto del A.T., serían los mensajes sociales sobre cómo ser y actuar que refuerzan el contenido del guión y los “permisos”, mensajes basados en la confianza y libertad de opciones con los que nos permitimos salirnos de nuestro guión.
 
Mavi nos aclaró que no siempre nos ceñimos a nuestro guión. Normalmente estos “patrones heredados” emergen con más fuerza ante situaciones de estrés. Tampoco tenemos porqué tener un mismo guión para todas las esferas de nuestra vida. Por otro lado, hay personas que son más flexibles que otras con sus guiones de vida, es decir, se dan más “permisos” para salir de ellos con frases como: “está bien que te lo permitas”, “eres valioso”. En palabras de Mavi: “si nuestro guión de vida tiene muchos permisos tendremos menos miedo a emprender nuevas acciones que se salgan de él”.
 
El taller estuvo protagonizado además por varios ejercicios que nos permitieron vivir en primera persona nuestros “guiones” heredados. A la vez, estos ejercicios resultaron muy prácticos para poder ser replicados en las sesiones de coaching. A través de frases abiertas a ser continuadas (lo importante en la vida es…, cuando seas mayor tú…, una buena persona es la que…) podemos hacernos una idea del marco de referencia de nuestro coachee, quien continua estas afirmaciones pensando en cómo contestaría una figura de referencia principal de su infancia. De esta forma y con preguntas abiertas tales como: ¿cómo han influido estas afirmaciones en tu modo de pensar? ¿En tu forma de hacer? ¿En tus objetivos? el coachee toma consciencia de cómo estos introyectos han influido en su modo de pensar y en sus objetivos, decidiendo entonces qué hacer con ellos.
 
Mavi también nos habló de los juegos, enseñándonos el “Triángulo Dramático”, un modelo psicológico de Stephen Karpman que propone un juego de tres roles que la gente suele tomar en una situación: la víctima, el que persigue a la víctima y el salvador, preocupado por la víctima. Su opuesto, el “Triángulo Ganador” nos invita a entrar en este triángulo desde el estado del “yo adulto sano”, cambiando los roles más “patológicos” por unos más constructivos. Pasando de una relación de “desigualdad” a una de “igualdad”. Por ejemplo, la víctima pasaría a ser vulnerable, a preguntarse qué es lo que necesita sin esperar a que alguien se lo pregunte.  El perseguidor pasaría a ser asertivo, actuando en su propio interés pero sin dañar al otro. Por último, el salvador sería el empático, daría apoyo a los demás, pero siempre dejando que la otra persona crezca. En definitiva, lo que destacó Mavi es que si aprendemos a pasar del triángulo dramático, al ganador, encontraremos un mayor número de opciones y resultados creativos para nuestro propio crecimiento y empoderamiento personales.  
 
Por último, Mavi nos recomendó algunos libros para profundizar en el A.T.:
 
 
Esta actividad tuvo lugar el 26 de noviembre en la sede de EEC Madrid.
 

Ventajas

Formación en la EEC
Otros programas de formación
Acuerdos comerciales
Invitaciones y Cupones Descuento

Servicios

El baúl del coach
Grupos de investigación

Actividades

Agenda de eventos
Formación continua
Foro coaching
Coaching & me
Encuentros y ocio
Alumni solidario

Presentación

Sobre EEC Alumni
Beneficios
Modalidades
Conoce a los Alumni
Noticias de EEC ALUMNI
Funcionamiento
Equipo
Dónde estamos