Buscar
 
 
 

Noticias de EEC ALUMNI

Resolver los conflictos con la Comunicación No Violenta

Una conversación con Gabriele Seils

01/11/2018

Libro recomendado por Silvia Oceransky, alumna de EEC.
 
 
¿Para qué te ha servido el libro? ¿Qué es lo que más te ha gustado?

Me ha servido para reflexionar sobre cómo enfocar los conflictos de manera que sea útiles. Quizás lo más importante es que me ha ayudado a indagar sobre mis necesidades insatisfechas, a darme cuenta de cuáles se esconden tras mis conflictos. Es un largo camino y requiere práctica; sin embargo, me ha dado un anclaje para poder parar en los momentos de conflicto y mirar hacia dentro para ver qué es lo que yo estaba sintiendo realmente tras esas emociones menos constructivas, qué necesidad está detrás del deseo que tengo en ese momento. Si no confundo mis deseos y estrategias con mis necesidades es mucho más fácil entrar en comunicación. Así, una vez que he identificado mi necesidad, puedo comunicarme en los 4 pasos para la comunicación no violenta: observación, sentimiento, necesidad, petición.

También me ha servido para diferenciar entre la petición y mi necesidad insatisfecha. Si lo separo, separo mi necesidad de la persona a la que le hago la petición. De esta manera, si mi petición no es aceptada por esa persona siempre puede haber otra posibilidad/personas para satisfacer esa petición, hay abundancia en lugar de escasez. Y para la otra persona también es importante, ya que, si confundo petición con necesidad, mi petición se convierte en una exigencia para la otra persona y por lo tanto en una fuente de tensión y conflictos.

Lo que más me ha gustado es la parte en la que habla de la necesidad de amor e intimidad, que es una de las más importantes y está detrás de muchas otras necesidades insatisfechas. La dificultad que tenemos para expresar honestamente nuestros deseos y necesidades en este ámbito amoroso-afectivo es la causa de enormes conflictos e interferencias en la comunicación. Partiendo de la autoobservación, la empatía (incluyendo la autoempatía) y el amor se puede llegar a una conexión mucho mayor.

¿Qué aprendizajes del libro están más relacionados con tu manera de vivir el coaching?

Me ha ayudado a mejorar la escucha de las necesidades: practicando conmigo misma la autoempatía, la autocompasión y la autoescucha, me ayuda a mejorar en mi escucha, empatía y compasión con lo que hace el coachee, ayudándome a apagar “la radio interna”.

Me sirve también para practicar una escucha más profunda, mas conectada con las necesidades que con las estrategias o los deseos manifestados, que son más evidentes o superficiales y que pueden estar interfiriendo en mi escucha y en la reflexión del coachee.

Igualmente es una gran inspiración para el acompañamiento en los procesos de peticiones y de coordinación de acciones, con un método sencillo para crear un espacio de posibilidades y no de escasez.

¿Algún momento de in-sight durante su lectura?

La autoempatía. Dentro nuestra hay un elector, que toma decisiones, y un juez interior, que juzga esas decisiones. Si conseguimos empatizar con nosotros mismos nos podemos dar cuenta de que las elecciones, hagamos lo que hagamos, nunca son un error. Hemos hecho ese algo para cubrir una necesidad. Esto me permite conectar con mi necesidad no cubierta y buscar un aprendizaje. La autoempatía y la autocompasión para poder mejorar mi relación interna y por extensión, las externas.

En muchas ocasiones los conflictos con otras personas responden a un conflicto que tengo conmigo misma y que reflejo en el otro. Si consigo empatizar conmigo misma en lugar de quedarme en el auto-reproche, puedo buscar la necesidad insatisfecha y hacer algo constructivo para no seguir en un círculo de conflicto interno-externo.

¿Qué herramientas del libro pueden ser utilizadas en un proceso de coaching?

En realidad, se puede utilizar el libro completo, ya que puede ser desde una lectura recomendada hasta una ayuda para aprender a empatizar mejor como coach, pasando por una fuente de preguntas poderosas para ayudar al coachee a conectarse con sus necesidades insatisfechas. Hay muchos ejemplos que pone Rosenberg de conversaciones que ha tenido en casos reales que pueden inspirar tanto al coach como al coachee.

También puede ayudar en determinados momentos a espejar con liviandad, utilizando distinciones acordadas con el coachee que lo haya leído, por ejemplo diferenciando entre lenguaje chacal y lenguaje jirafa.

¿En qué momento del proceso de aprendizaje como coaches puede ser recomendable su lectura?

Yo creo que su lectura debería ir precedida de la lectura de libro de “La Comunicación no violenta. Un lenguaje para la vida”. Ambos se pueden leer en cualquier momento, aunque quizás se entiendan mejor los matices si se está en el Ciclo II.

 

 

Ventajas

Formación en EEC
Otros programas de formación
Acuerdos comerciales
Invitaciones y Cupones Descuento

Servicios

El baúl del coach
Grupos de investigación

Actividades

Agenda de eventos
Formación continua
Foro coaching
Coaching & me
Encuentros y ocio
Alumni solidario

Presentación

Sobre EEC Alumni
Beneficios
Modalidades
Conoce a los Alumni
Noticias de EEC ALUMNI
Funcionamiento
Equipo
Dónde estamos