Buscar
 
 
 

Noticias de EEC ALUMNI

Buenas y malas prácticas en Coaching Ejecutivo

01/03/2019

Conflictos de intereses, injerencias de terceros actores, clientes que requieren terapia… En la práctica del coaching pueden surgir casos y momentos en los que el coach tiene serias dudas acerca de cómo actuar de manera apropiada y rigurosa.
 
Montse Sans, coach PCC por ICF, responsable académica de EEC en la Comunidad Valenciana, supervisora de alumnos de coaching e impulsora de programas de desarrollo de personas y de organizaciones expuso en un reciente taller online algunas cuestiones éticas y sus posibles respuestas.
 
El primer paso: el marco teórico

No solo como principio en un proceso de coaching, sino que también como principio del taller, la ponente compartió los cimientos éticos del coaching. Montse Sans arrancó aclarando el marco teórico y algunos conceptos fundamentales como la ética, los valores y el código ético de ICF.
 
Si el manager quiere conocer los avances del coachee

Para la experta, cuando el proceso de coaching ha sido propuesto por la organización en la que trabaja el coachee, el coach puede no saber qué hacer si el manager quiere fijar el objetivo, si quiere conocer los avances del proceso o si le pide que comparta con el cliente determinada información.
 
“No debemos olvidar que nuestro cliente es el coachee aunque el que nos pague sea la empresa”, aclaró Montse Sans de entrada. A partir de ahí, recomendó reflejar en el contrato inicial los límites del rol del coach, así como la posibilidad de realizar reuniones individuales o las sesiones tripartitas en las que sí puede participar el manager para conocer el plan de acción del cliente.

Si el cliente necesita terapia

En caso de que el coach observe que su cliente necesita otro tipo de acompañamiento, como puede ser de terapia, es importante que el coach no olvide cuál es su función, incluso si es psicólogo. “Intentar jugar con los dos gorros a la vez, el de psicólogo y el de coach, no es beneficioso, pues entonces el cliente no sabe a quién escucha, si a su coach o a su psicólogo”, explica Montse Sans.
 
En su experiencia, el coach debe informar “de forma sencilla, concisa, aludiendo a los hechos y sin alarmar” de la necesidad de acudir a un terapeuta. En estos casos, el proceso de coaching podría celebrarse en paralelo al de terapia o bien posponerse para ser retomado después.
 
La solución: el código ético
 
La respuesta a muchos de los conflictos está en el Código Ético y en las Competencias claves del coach de ICF, aseguró la ponente. Normas que el coach debe dominar para identificar cuál es su rol, cuál es el alcance del coaching y para poder compartirlo con claridad y con detalle con sus clientes en cada momento.
 
Como última recomendación, dijo Montse Sans al cierre de su taller, el coach debe emplear un contrato basado en el código ético de ICF. “Cada coach tiene la oportunidad de redactar su propio modelo de contrato, la clave es la lectura del Código ético y de las competencias de ICF”.
___________________
 
Esta actividad tuvo lugar el 25 de marzo de 2019 online.
 

 

 

Ventajas

Formación en EEC
Invitaciones y Cupones Descuento

Servicios

El baúl del coach
Grupos de investigación

Actividades

Agenda de eventos
Formación continua
Foro coaching
Coaching & me
Alumni solidario

Presentación

Sobre EEC Alumni
Conoce a los Alumni
Noticias de EEC ALUMNI
Equipo
Dónde estamos