Buscar
 
 
 

Noticias de EEC ALUMNI

Coaching de equipo en la práctica

Artesanías de acompañamiento para facilitar cambios en equipos, empresas y sus líderes

01/04/2021

¿Cuál es el objeto de estudio de esta disciplina? El equipo, un organismo que en sí mismo se estructura y tiene vida. No se puede entender al equipo desde la suma o la resta de los miembros. Aquí no rigen las matemáticas habituales: en un equipo, 1+1 no es 2, sino 11. Cuando una persona atenta desde dentro contra el equipo, esa persona no resta, divide.
 
El equipo se mueve como un sistema donde cualquier modificación de una de las partes modifica el todo. Los coaches de equipo trabajamos sobre la interrelación, sobre la interacción entre personas en un sistema, pero en tiempo real, aquí y ahora, no sobre el relato de esa situación.
 
Se parece a lo siguiente: estamos en un avión en vuelo y, una vez que estamos a 10.000 metros de altura, el piloto, que es parte del equipo, me dice: «¿Sabes, coach, que el motor de la derecha no funciona desde hace media hora? Tenemos paracaídas para la mitad del equipo». Entonces, yo respondo: «¿No me digas? Qué interesante».
 
El sistema está operando y, por eso, la forma de interacción respeta que el equipo está produciendo realidad en plena faena. No consiste en parar el mundo, bajarnos del avión averiado y analizar qué pasó o lo que creemos que pasó, sino en lo que está pasando en ese instante en que el coach va a bordo del avión.
 
Pues bien, hay que atreverse a meter la mano para cambiar una bujía cuando el motor va a 5.000 revoluciones por minuto. Esto requiere de una seniority muy especial; se aplica la metáfora de que «entramos al nido de los cocodrilos», con ocho o nueve cocodrilos operando juntos.
 
Entonces, ¿cuál es la seniority que deberá tener un coach de equipo en un espacio donde el poder y la urgencia crujen, donde la desviación del norte puede poner en peligro el resultado buscado, donde hay emociones y pasión?
 
En esa complejidad, el coach de equipo tiene que operar con cierta capacidad de «desdramatizar» y de asistir al equipo para que pueda mirarse en un espejo confiable. ¿Por qué hablo de «espejo confiable»? Porque el coach no mira ni juzga personas; no es esa su tarea. Lo único que le interesa es que el avión aterrice en el aeropuerto de destino.
 
Cuando el equipo entiende que este es el vínculo y que el coach está incondicionalmente al servicio de acompañarlo y de hacer de espejo, sin dar directivas ni competir con nadie, comienza a recibir el feedback que el coach aporta como una caricia. Es el equipo con pleno poder y autoridad el que decide qué hacer con ella.
 
Suelo decir a los equipos en los inicios del acompañamiento: «Yo estaré siendo en el reflejo de mi espejo la posibilidad que vosotros como equipo sois, pero que todavía no os hacéis cargo de que sois».
 
Entra en escena la observación.
 
De hecho, el 95 % del trabajo de un coach de equipo es observación, lo cual se relaciona con otro elemento importante, que es el cambio de paradigma. Los coaches venimos del conocimiento, pero avanzamos hacia la sabiduría. El conocimiento habla, la sabiduría escucha. No se trata aquí de que el coach relate sus recetas, sino de que esté absolutamente presente, al 100 %, y tenga muy trabajado su ser, su manera de estar, su seniority para acompañar. Con muy pocos gestos en sus interacciones, el coach refleja al equipo lo que el equipo necesita ver de sí mismo.
 
Estamos hablando de una disciplina en construcción que ha mostrado grandes resultados y que requiere cierto grado de maestría. Este libro busca transmitir 25 años de errores —o mordiscos de cocodrilos—, de experiencia en la maestría, de cómo danzar con el equipo en muy pequeñas interacciones en las que menos es más, de encontrar para esas pequeñas interacciones un sentido de oportunidad para reflejar al equipo ciertas cosas que no está viendo, para que disponga de mayor GPS en sus decisiones.
 
El coach es alguien que acompaña para que el equipo se en- riquezca y aprenda. Es un catalizador —palabra muy interesante que proviene de la química—, una sustancia en presencia de la cual los procesos, entre varias sustancias, se producen en tiempo y forma, con el menor estrés y sufrimiento posible.
 
Extracto de 'Coaching de equipos en la práctica', de Luis Carchak, publicado por Editorial Lid.
 
Declaraciones destacadas de 'Coaching de equipos en la práctica'
 
«No miro individualidades, miro la pecera en su conjunto y en ella desenfoco peces aislados, priorizando los vínculos entre los pe­ces. Observo las creencias compartidas acerca de cómo funciona la pecera y el mundo y si ellas permiten operar asertivamente hacia sus retos.”
 
«El juego del equipo consiste en respetarse por igual, aun­que se piense distinto. En cierta forma, todo esto está relacionado con usar lo peor y lo mejor de mí, mis errores, mis cicatrices, mis logros y mi experiencia a favor de quienes quieran trabajar mejor dentro de su equipo».
 
«Acompaño al equipo a observar que el paradigma clave al que tienen que renunciar es a querer tener la razón. El gran juego consiste en alinearnos y ponernos de acuerdo en cómo estar de acuerdo cuando no estamos de acuerdo».
 
«Equipo no es un espacio de personas que trabajan juntas, sino un espacio donde las personas confían las unas en las otras. El sujeto de análisis es el compromiso del equipo con el resultado esperado, en una relación de confianza y cohesión de sus miembros».
 
«¿Cuánto tiempo dedica un equipo a conversar sobre el pasado, cuánto sobre el presente y cuánto sobre el futuro? Si quieres saber cuándo un equipo está listo para morir lo verás conversando largamente sobre el pasado. Orientamos a los equipos para que dediquen el 80% del tiempo de sus conversaciones al futuro. En el pasado todo nos separa, en el futuro todo nos une porque el futuro no está escrito, nosotros lo diseñamos».
 
Javier Cremades relata en el prólogo su experiencia y la de su equipo
 
«Este es un libro que merece la pena leer. A mí me ha sido suma­mente útil. Luis Carchak ha hecho un esfuerzo por conceptua­lizar y plasmar en algo más de 140 páginas su experiencia y su aprendizaje a lo largo de sus años como coach de equipos. Todo lo que cuenta está pegado al terreno, tiene el contraste de la experiencia y, además, está sustentado en la mayoría de los pensadores contemporáneos que han inspirado este arte del coa­ching de equipos. [...]
 
Si tu vida, como la mía, depende del trabajo en equipo; si tu felicidad y tu eficiencia dependen en buena medida de cómo tra­bajas en equipo; si tu presente y tu futuro van a transcurrir en la pecera de un equipo, este libro puede ser una estupenda vitamina: un impulso para reafirmarte en las mejores prácticas o un aviso para corregir el rumbo. [...]
 
Aunque parezca un libro para profesionales del coaching de equipos, estas páginas [...] pueden ser úti­les para cualquier persona. En una familia, en un despacho de abogados o en toda una nación, las personas somos siempre la pregunta y la respuesta. El centro y un fin en sí mismas. Si sabe­mos respetar a cada ser humano, ponernos en sus zapatos y con­tribuir a su felicidad y a su éxito profesional, los equipos serán mejores, más eficaces, y no solo las personas que estén dentro de ellos, sino toda la sociedad, toda la humanidad, se beneficiarán».
 
Extracto del prólogo de 'Coaching de equipos en la práctica', de Luis Carchak, por Javier Cremades, abogado, presidente de Cremades & Calvo-Sotelo y presidente de la World Jurist Association.

 

 

Ventajas

Formación en EEC
Invitaciones y Cupones Descuento

Servicios

El baúl del coach
Grupos de investigación

Actividades

Agenda de eventos
Formación continua
Foro coaching
Coaching & me
Alumni solidario

Presentación

Sobre EEC Alumni
Conoce a los Alumni
Noticias de EEC ALUMNI
Equipo
Dónde estamos